Páginas vistas en total

jueves, 30 de agosto de 2012

"Mi vida, eres tú, asique dime ¿ Cómo voy a dejar que te maten?"

Owen se la quedó mirando durante un tiempo infinito, al fín la sonrió y la dijo:
-Pense que este momento no llegaría nunca, que nunca te atreverías a besarme, pero lo has hecho, y ha sido una experiencia que jamas olvidaré, eres especial Cristel, eres única, eres......perfecta.
-Owen, no soy perfecta ni mucho menos tengo miles de defectos, que poco a poco iras descubriendo, y cuando menos te lo esperes te dejaré de gustar, no seré una persona especial, ni mucho menos seré una persona única, ni siquiera se porque me quieres, mira lo que te han echo por mi culpa, Owen yo, yo.....- Él la tapo la boca con un dedo, y ella comenzo a llorar.
- Escuchame bien Cristel porque será la última vez qu te diga, que esto que ha pasado lo volvería a repetir una y otra vez solo para que tu estes a salvo.Mi vida,eres tú, asique dime ¿Cómo voy a dejar que te maten?  Te quiero, y si eres especial, única, diferente, y nunca me dejaras de gustar, nunca.
Ahora dejame que te pida un favor, no llores mas, no quiero ver una lágrima recorriendo tu dulce cara y menos si esas lágrimas son producidas por mi, me niego a verte triste.
-Estoy preocupada por ti, pero si tú me lo pides dejaré de llorar. Ahora dejame decirte que si confío en ti, pero necesito que me cuentes, el porque de todo esto, no te digo que me lo cuentes hoy, ni mañana, solo que me lo digas cuando estes preparado para ello, porque siento decirte que yo ya estoy preparada para escucharlo, sea lo que sea. Te quiero Owen, te quiero.
- Esta bien te lo contaré cuando me sienta con fuerzas para ello, ahora estoy cansado y necesito dormir, me iré a mi casa y te veré mañana en el instituto. Te quiero Cristel, adio....
-¡Espera Owen!
- ¿SÍ?
- ¿Te puedo pedir un favor?
- Eso sin dudarlo.
- Quedate a dormir conmigo, mis padres no tienen porque enterarse, te puedes quedar en mi habitación, después de la comida subiré y pasaré contigo el resto del día, por favor.
-....Esta bien me quedaré contigo.
-Ven te acompañaré a mi cuarto, antes de que vuelvan mis padres.

CONTINUARÁ.....

lunes, 30 de julio de 2012

"Ese beso fue fugaz, paró el tiempo, paró el mundo."

Al día siguiente Cristel se levanto de la cama, preparó su mochila y se fue, tenía tantisimas ganas de verle que se olvidó de desayunar. Cuando llego al instituto, le buscó, pero él no estaba por ningún lado, extrañada penso que le había pasado algo, y no estaba equivocada.
Se salto las clases,y fue a buscale, una extraña sensación le recorrío todo el cuerpo, tenía el presentimiento de que le encontraría en aquel parque,el parque donde días antes ella fue a llorar. Corrío hasta quedarse sin fuerzas, llego al parque pero una densa niebla tapaba todo y no podía ver más alla de su nariz.
Andó hasta chocar su pie contra algo tirado en el suelo, se agacho, temblando, lo dío la vuelta ¡ERA ÉL!, estaba lleno de golpes, sangraba, ella se puso a llorar estaba nerviosa no sabía que hacer, de prontro Owen dijo con voz ronca:
-¡Corre, esta aquí!
Cristel llorando le dijo:
- No te dejaré, te quiero demasiado como para perderte.
- Te matará, esa cosa va a por ti.
-Pues que me mate, no te dejaré, ¿me oyes?, no te dejaré nunca.
De pronto vio una silueta negra que corría hacía ellos, agachada abrazó a Owen y cerró los ojos, esa cosa salto por encima de ellos y se fue a una velocidad increible.
Cristel abrío los ojos, no les había pasado nada, por extraño que pareciese, levantó a Owen y lo llevo a su casa.
-Cristel, me verán tus padres, preguntarán que ha pasado.
-No estan, salieron a trabajar.
-¿Segura?
-Sí.
Llegaron a su casa, abrío la puerta y tumbo a Owen en el sofá, efectivamente no había nadie.
-Quedate quieto voy a buscar el botiquín para curarte.
-Vale.
Al rato Cristel volvío, seguía temblando y mientras le curaba lloraba.
-¿Pórque lloras?, tu no tuviste la culpa.
-Sí la tuve, tú me digiste que esa cosa iba a por mí.
- Y es cierto, pero no tuviste la culpa.
-Owen, ¿qué hacias allí? no me mientas.
- Protegerte, no puedo decirte más, cuando llegue el momento te lo contaré todo, aún no estas preparada, confía en mí.
- ¿Protegerme? ¿Dé que? ¿Para que no estoy prenparada? No entiendo nada, mira como estas y todo esto por mí.
- No me preguntes, no puedo contestarte, confía en mi, y sí estoy así es porque te quiero y no quiero que te pase nada, lo volvería a hacer una y otra vez, solo para que tú estes a salvo.
- No quiero que te hagan daño y menos por mi culpa, no puedo pensar en perderte, no puedo. Owen eres muy importante para mí.
- Cristel tu para mi tambien, no quiero que te hagan daño. Mataré por ti si hace falta.
Owen la seco las lagrimas y la abrazo con todo la fuerza que aún le quedaba. Cristel le miró a sus ojos, esos ojos azules, frios y se acercó a él lentamente hasta llegar a besarle, eso beso fue fugaz, paró el tiempo, paró al mundo.

CONTINUARÁ...

jueves, 12 de julio de 2012

"Él es la persona más maravillosa del mundo."

Cristel se quedó sentada en el banco sin saber que decir, de su boca no salía ni una palabra. Todavía intentaba asimilar lo que había pasado, no se lo creía, no creía que se hubiera atrevido a decirle eso. Penso en las palabras que Owen le dijo y derrepente sonrió, y se sintió fuerte, dejó de llorar.
De camino a casa Cristel no para de reir, al entrar por la puerta sus padres se sorprendieron tanto, nunca la habian visto tan feliz, nunca. Cristel subío a su habitación, se puso el pijama y bajó a cenar. Nada más sentarse en la mesa su madre la preguntó:
-¿Que te pasa, cariño? hacía años que no entrabas por esa puerta sonriendo.
-Mamá, sencillamente hace tiempo que no era feliz, desde que murió el abuelo todo fue a peor, pero hoy, hoy, ha sido un día tan diferente, hoy ha sido especial.
-Me alegro tantisimo, no se que ha pasado hoy, pero espero que estes así durante mucho tiempo.
-Lo estaré, hoy he comprendido que no merece la pena estar mal por nada, ni por nadie. Os tengo a vosotros, pero tambien le tengo a él.
-¿Quién es él?
-Él es la persona más maravillosa del mundo, él es distinto a las demás personas de este pueblo, y desde hoy se que le voy ha tener ahí.Él me ha demostrado, que estará ahí cada vez que llore, cada vez que este mal.
-Hija me alegro muchisimo, pero ahora cena que se te va enfriar.
-Vale, sabes mamá....
-¿Qué?
-Te Quiero.
- Y yo,hija, no sabes cuanto.

CONTINUARÁ....

viernes, 29 de junio de 2012

Dos palabras simples, tan dificiles de pronunciar: Te Quiero

Cristel andó hasta no poder más, pensando en lo que Owen le dijo, lo daba vueltas y más vueltas, pero ella sabía que no podría decirselo, que le era imposible. Ella llego a casa, y de tanta presión se hecho a llorar, no podía más, todo, absolutamente todo le salía mal, estaba sola y el mundo contra ella, Owen sabía lo que era lo que sentía entonces...¿Por qué quería que se lo dijese? ¿Por qué la hacía sufrir? No lo entendía.
Lloró toda la tarde y por la noche decidío salir por los alrededores, necesitaba verle, como la noche anterior en la que una simple caricia le sirvió para consolarla. Lo único que tenía claro era que sentía algo tan fuerte por él que no podía ocultarlo. Se sento en un banco y siguió llorando, cuando levanto la cabeza allí estaba, enfrente de ella mirandola con aquellos ojos azules, frios. Sin una palabra se sento a su lado, y admiró su cara, aquella cara cuyos ojos lloraban, aquella cara triste, cuya belleza era admirable. Owen no pudo soportar ver tanta tristeza en un rostro tan bello, así que cogió un pañuelo le seco las lágrimas y dijo una sola palabra que a Cristel la encanto: "abrazame". Sin dudarlo un momento Cristel lo abrazo, ese abrazo fue diferente, hizo que su corazón fuera a mil y que no pudiera parar, Owen la sonrió y no la solto hasta pasados unos minutos, entonces Cristel lo dijo, dijo lo que él tanto quería oir, unas palabras tan sencillas y tan dificiles de pronunciar: "Te Quiero", entonces Owen se fue no sin antes decirla lo siguiente:
-Lo ves Cristel no era tan dificil, lo dijiste, dijiste aquello que yo ansiaba oir, aquello que jamás pense que te atreverias a decirme por aquel "miedo" tuyo, ahora viene mi respuesta, sí, esa respuesta a la que temes tanto, esa respuesta que temes escuchar por volver a llorar. Pues bien quiero que sepas que me encantas, eres distinta eres....como yo, ya lo comprenderás. Te quiero,Cristel.- Y se marchó dandola un beso en la frente.

CONTINUARÁ...

CRISTEL

La chica, aquella chica de pelo negro como el carbón, ojos marrones color café y boca rosada, pequeña y dulce, salió a pasear aquella noche fría de invierno. Estaba triste, lloraba sin cesar, no sabía como ni porque había llegado a tal situación en la que sola se encontraba, nadie la comprendia ni siquiera él, él era el motivo por el que aquella chica, llamada Cristel, estaba así.
Cristel siguió caminando hasta llegar a un parque oscuro, se sento en un banco y de repente le vío, estaba allí al otro lado del parque, él era blanco como la nieve, de ojos azules como el cielo,era extraño, y eso era lo que a Cristel le gustaba , ella sabía que él era diferente a los demás, algo ocultaba, algo que precisamente no era bueno. Owen, que así era como se llamaba aquel extraño muchacho, se acerco a ella, la seco las lágrimas y se fue , se alejó hasta que ya era imposible verle. Cristel volvió a su casa y se fue a su dormitorio, pensando en lo que sintió cuando Owen le seco las lágrimas, fue una sensación nueva, indescriptible, extraña, que a ella le gusto. Cada vez tenía más claro que lo que aquel chico ocultaba le gustaba, hasta el punto de pensar que se había enamorado de él.

Cristel se desperto, eran las 7:00. No quería ir a aquel odioso instituto donde las personas eran superficiales, mimadas.... todos menos él. Sí no fuera por Owen Cristel no pisaría el instituto.
Todas las mañanas iba andando y hoy no sería diferente, cuando llegó empezaron las clases, pero Cristel solo pensaba en lo que ocurrió anoche, extrañamente el ,todavía, no la había dirigido la palabra. Cristel no aguantaba más y fue a hablar con él, estaba nerviosa, temblaba, las manos la sudaban, pero aún así se armo de valor y se dirigio a hablarle:
- Hola, Owen.
-Hola.
-¿Qué hacias ayer en el parque, te fuiste de repente y....?
-Yo te podría decir lo mismo pero ninguno de los dos dará la verdadera respuesta, ¿me equivoco?
-Para nada.
-¿Por qué llorabas anoche?
-Como si no lo supieras, las personas de este instituto me odian y porque no decirlo yo a ellos tambien....
-No es esa la respuesta que quiero, dimelo, dimelo sin miedo no te voy a comer.
-Si lo sabes, no me hagas decirtelo, no puedo.
-¿De que tienes miedo?
-De ..... lo que ocultas, hay algo extraño en ti, algo que no entiendo, y que me resulta irresistible.
- Sabes, no te voy a negar que oculte algo puede ser bueno o malo, del pasado o algo que me perseguirá toda la vida, pero si de verdad sientes algo por mi eso no debería ser un inconveniente para que me digas, lo que quiero oir.
-No se cual será tu respuesta. Si es negativo me moriré aquí mismo.
-Arriesgar, palabra que tú deberias utilizar. Y ahora Cristel me tengo que ir, llego tarde a clase.
-Adios, Owen.
-Adios, Cristel.

CONTINUARÁ......